¿Cuál opción conviene, rayos x o ultrasonidos?

20 febrero 2020
 Categorías: Salud y atención médica, Blog

Compartir  

Los rayos x o radiografías y los ultrasonidos son ejemplos de procedimientos de imágenes médicas. Cada modalidad de imagen, ya sea ultrasonido, radiografía u otra, tiene sus respectivas ventajas y desventajas.

Como uno de los tipos de imágenes médicas que se piden con mayor frecuencia, los rayos x suelen ser el primer paso para utilizar imágenes para poder confirmar un diagnóstico y determinar las vías para el tratamiento.

Cuando la causa de su problema de salud, como la hinchazón o el dolor, no se identifica fácilmente mediante un examen físico. Una consulta con su médico, generalmente se recomiendan imágenes médicas, como rayos x, para observar el área del dolor. Una radiografía usa un tipo de radiación electromagnética para generar una imagen. La fuente de rayos x envía una pequeña cantidad de radiación a través de una parte del cuerpo y se produce una imagen como resultado de la forma en que diferentes estructuras internas absorben la radiación. Son particularmente útiles para observar tejidos y huesos densos en su cuerpo. Su médico puede ordenar una radiografía para identificar deformidades o lesiones dentro de los huesos, o para verificar cómo se están curando los mismos. Pueden emplearse para detectar infección de los pulmones o senos paranasales, cálculos biliares y renales, obstrucción de los intestinos y objetos extraños dentro del cuerpo.

Las radiografías son muy buenas para observar los huesos, sin embargo, no ven muy bien los músculos, el cartílago, los ligamentos o los tendones. Esto significa que para lesiones agudas como una lesión en la rodilla, espalda, muñeca o tobillo, es posible que su médico no solicite una radiografía.

De hecho, la gran mayoría de las lesiones que ven los médicos no son por fracturas de huesos, sino por distensiones o esguinces de músculos y tejidos de soporte. Para este tipo de lesiones sospechosas, su médico podría ordenar un ultrasonido en su lugar. El ultrasonido es muy bueno para observar los tejidos blandos del cuerpo. A veces, tanto la radiografía como la ecografía pueden ser ordenadas juntas, particularmente para problemas musculoesqueléticos (musculares o articulares) como un tendón desgarrado.

Su historial médico personal ayudará a determinar qué tipo de imagen es el más adecuado para diagnosticar su inquietud. Para determinar la idoneidad, hay una serie de preguntas que podría discutir con su médico. ¿Cuáles son sus opciones de tratamiento? ¿Qué resultados se pueden esperar para cada opción? ¿Cómo funcionan los diferentes tipos de imágenes? Cuales son los riesgos? ¿Qué sucede si no tienes imágenes? ¿Qué pasa después de tu examen?